Seleccionar página

Hasta hace un años, este maravilloso elixir, era reconocido por sus propiedades para evitar la aparición de estrías. Era un imprescindible en todo mujer embarazada, que contaban su secreto, “beauty” y el “boca oreja” fue su  mejor marketing.

A partir de ahí se fue haciendo un imprescindible y uno de los activos más valiosos en nuestra estantería del cuarto de baño, ya que es un regenerante cutáneo de uso excepcional. Un producto específico para tratar problemas graves de la piel como:

  • Cicatrices
  • Quemaduras
  • Eczemas

 

¿Pero qué tienen el Aceite de Rosa Mosqueta, que todo aquel que lo prueba no lo deja jamás?

El Aceite de Rosa Mosqueta es un aceite vegetal, con un contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados muy elevado. Estos ácidos son nutrientes importantísimos en muchos procesos de nuestro organismo, relacionados con la regeneración celular y de los tejidos. Además, contiene muchos antioxidantes y vitaminas como vitamina A, C y E. Así que con esto, puedes tener una idea de todo lo que puede hacer por tu piel.

 

Protege la piel contra la contaminación

Estamos rodeador de agentes contaminantes, desde el humo de los coches, a los residuos de las fábricas, pasando por los rayos UV, que multiplican la presencia de los radicales libres, realmente perjudiciales para nuestra piel.

Teniendo en cuenta que el aceite de rosa mosqueta es rico en antioxidantes, que ayuda a combatir el daño oxidativo y refuerza la barrera protectora natural de la piel, podemos decir que también previene la aparición delos daños relacionados con estos radicales libres.

Combate el envejecimiento

El aceite de semilla de rosa mosqueta en rico en Vitamina A, uno de los grande ingredientes para combatir el proceso de envejecimiento, ya que mejora los niveles de humedad de la piel, reduciendo las arrugas e impulsa la producción de elastina y colágeno

 

Es súper hidratante

Se trata de un cosmético, hidratante superior para la piel, ya que contiene un 80% de ácidos grasos esenciales (omega 6 y 9) que ayudan a mantener la hidratación de nuestra piel, dejándola más jugosa.

De esta forma puedes añadir un gota del aceite a cualquiera de tus cremas hidratantes, tanto faciales y corporales, para aportar todo estos increíbles beneficios a tu piel.

Share This