Seleccionar página

Llega el calor y el verano y con él, una sensación tan familiar como desagradable al final del día. No caminas, más bien arrastras las piernas, que pesan como dos pilares de cemento. ¿Te suena? Seguro que sí.

Pues vamos a ver en el siguiente post como decir ¡Adiós, piernas pesadas!

El edema veraniego, es algo muy común que afecta al 80% de las mujeres, pero también a muchos hombres. Se debe a que los vasos sanguíneos se dilatan por el incremento de las temperaturas y se reduce la elasticidad de sus paredes, necesaria para bombear la sangre desde las extremidades hasta el corazón. Esto provoca que el equilibrio de líquidos se altere, y se acumule hasta convertirse en un edema, es decir, en tobillos y piernas hinchados.

Además del calor, el sobrepeso, los problemas circulatorios, algunos fármacos y la ingesta excesiva de sal, son salvoconductos para experimentar en toda regla el síndrome de piernas cansadas, que va acompañado de calor, hormigueo, calambres e inflamación.  Sigue leyendo si quieres disfrutar este verano de piernas radiantes.

¿Qué hacer?

Para disfrutar del verano con unas piernas ligeras, podemos introducir unas variantes muy eficaces en nuestro estilo de vida:

  • Evitar el exceso de calor: No exponer las piernas al sol o cualquier otro foco de calor durante tiempos prolongados
  • Piernas en alto: No permanecer de pie o sentada con las piernas bajas por períodos extensos. Cuando llegues a casa, túmbate y apoya las piernas en un cojín. Media hora en esta posición favorece la circulación sanguínea y el intercambio de líquidos. Un solución clásica, pero imbatible.
  • Vigila la dieta: Beber 2 litros de agua al día, y una dieta rica en fibras y verdura, es otro de los secretos para evitar la retención de líquidos y facilitar la circulación.
  • Agua fría: Lo ideal sería acabar siempre la ducha aplicando el chorro de agua fría en círculos ascendentes, desde los pies hasta el cuello, pero, imposible negarlo, hace falta mucho valor. Sin embargo, hay una versión simplificada que funciona muy bien y es mucho más llevadera incluso durante el invierno: masajea unos minutos los pies, los tobillos y las pantorrillas con agua fría.
  • Muévete: Si trabajas sentada no cruces nunca las piernas, porque esta postura dificulta la circulación. Levántate cada hora y camina unos minutos.
  • Cosmética: Aplicar todos los días un gel de piernas cansadas (comprar producto) ayuda a aliviar la pesadez y el hormigueo.

 

¿Cómo funcionan los Geles de Piernas Cansadas?

El Gel de Piernas y Pies Cansados Confort Legs  (comprar producto) con efecto frío, alivia  la sensación de hinchazón y pesadez de las piernas y pies.

Su fórmula a base de Mentol y Eucaliptol incrementa la microcirculación, y ayuda a mejorar la apariencia de las telangiectasias o “arañas vasculares”.

Drena los líquidos acumulados, descongestiona y elimina la sensación de pesadez de inmediato, proporcionando una agradable sensación de confort, descanso y bienestar.

Muy recomendable para:

  • Muchas horas sin sentarse
  • Realización de esfuerzos físicos
  • Largas caminatas
  • Durante el embarazo

 

Share This