MENUMENU
Seleccionar página

Ante esta pregunta tan habitual a la hora de desmaquillarse la respuesta es NO.


El agua aclara… pero no limpia. La razón es pura química: aceite y agua no se mezclan…¡a no ser que se les obligue!

Por eso agua y suciedad se mantienen imperturbables cuando entran en contacto, a no ser que se añada un agente como un tensoactivo, capaz de “unirse” a la suciedad, separándola de la piel y arrastrándola con ella en el aclarado.



En el post “Desmaquíllate todos los días”, decíamos que para las pieles normales y secas para la limpieza matutina a veces basta el tónico o incluso algo de agua termal. Pues aclarar que esta aguas termales o aguas limpiadoras no son “agua del grifo”. Estas aguas (lógicamente compuestas por algo más que H2O) contienen tensoactivos compuestos por dos grupos de átomos: un grupo siente afinidad por el agua, y otro por la grasa. Al unirse estos grupos, forman micelas, un tipo de unión molecular capaz de atrapar en su interior la suciedad, y permitir que, al retirar el producto, arrastremos y nos llevemos la suciedad en el algodón. Por eso el agua micelar, con la ligereza, aspecto y transparencia del agua, actúa como una leche limpiadora y elimina la necesidad de tónico.


Leche Limpiadora ER con extracto de Avena. 150 Ml.

 En general, estas agua son perfectas para una limpieza rápida que no exija mucho maquillaje, ya que en estos casos es preferible usar una leche o similar.

 

 

Share This